El desafío de Franklin Brito, el ‘Fariñas venezolano’

Anexo a continuación el texto publicado en el diario El Mundo de España en torno al caso de Franklin Brito. También pueden hacer click en el link: http://www.elmundo.es/america/2010/06/12/venezuela/1276310707.html

Un completo trabajo realizado por el corresponsal del diario español en Caracas,  Alejandro Chacón.

 Franklin Brito, el ‘Fariñas venezolano’ 

 Alejandro Chacón | Caracas Actualizado viernes 11/06/2010 23:01 horas 

El caso del venezolano Franklin Brito tiene un precedente en el cubano Guillermo Fariñas, aunque cada vez esté más cerca de tener el final de Orlando Zapata.

Lo que distingue al biólogo y agricultor venezolano de los disidentes cubanos es que la huelga de hambre que mantiene desde hace más de 100 días no deriva de un motivo político, sino de su aspiración a que se haga justicia.

Hace siete años, el Gobierno le confiscó parte de sus tierras por haber tenido desavenencias con las autoridades de uno de los municipios de Bolívar, al sur de Venezuela. Desde entonces comenzó una historia que podría culminar en el Hospital Militar de Caracas, donde se encuentra recluido a la fuerza en estado crítico.

Brito ha mantenido huelgas de hambre de forma ininterrumpida desde 2004, cuando llevó sus protestas a Caracas y llamó la atención de los medios venezolanos.

Actos como coserse la boca o cortarse el dedo meñique de la mano izquierda causaron controversia en la opinión pública del país. El biólogo venezolano trasladó su huelga a la sede de la OEA (Organización de Estados Americanos) en 2009, donde la mantuvo durante 154 días.

El 13 de diciembre, la Guardia Nacional lo sacó violentamente de las instalaciones del organismo y lo trasladó al Hospital Militar, donde se encuentra custodiado permanentemente por tres efectivos militares. La salud de Brito ha empeorado severamente desde que inició una huelga de sed hace 10 días. Sin embargo, se ha negado a recibir el tratamiento de los médicos del Hospital Militar.

La Cruz Roja ofreció asistirlo y hasta la noche del jueves el Gobierno rechazó esta posibilidad de forma rotunda. Brito declaró hace unos días que terminaría su huelga de sed solamente si se aceptaba la asistencia de la organización internacional. El deplorable estado del biólogo, que apenas puede mantenerse consciente, llevó finalmente al Gobierno a ceder a sus exigencias iniciales.

El vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, declaró que autorizaba el tratamiento ofrecido por la Cruz Roja. Los médicos del organismo internacional comenzaron a suministrarle entonces líquidos por vía intravenosa. Brito, que mide un 1,90 y pesa cerca de 43 kilos, tiene una masa corporal de 12.10, cuando debería estar entre 21 y 25. Mientras,

Adriana Vigilanza, su abogada, recordaba que Brito “había sido detenido sin haber cometido ningún delito”, y recalcaba que “la expropiación de las tierras fue ilegal, ya que éste se las compró al Estado venezolano. Ésa es la razón por la que el Gobierno no quiere reivindicar sus tierras y admitir el error que cometió. Brito tiene un título definitivo oneroso de la propiedad”.

Para la abogada, “el caso de Brito es emblemático porque representa la lucha de los venezolanos de bien ante la ruptura del sistema jurídico del país. Él ha sido una víctima de la desviación del poder”.

Vigilanza aseguraba que Brito quiere que se solucione “un problema de hecho a través de un proceso jurídico, con documentos que reconocieran la titularidad de la tierra y la equivocación que cometieron las autoridades, no con las dudosas indemnizaciones que le han ofrecido”.

Sin embargo, las autoridades oficiales, la fiscal general de la República, Luisa Ortega, y Carlos Escarrá, un diputado afecto al Gobierno, han señalado recientemente que el biólogo padece algún tipo de enfermedad mental. Ortega habló de “un trastorno de ideas delirantes”, mientras Escarrá aseguró que el biólogo “tiene una manía suicida” y debe estar “bajo la tutela del Estado”. Para una de las portavoces de Brito, Carmen Bredy, las autoridades tienen al biólogo “recluido a la fuerza”, ya que sólo permiten que su hija y su esposa acudan a visitarlo. “No creo que aguante mucho más”, comenta preocupada por el delicado estado de salud de Brito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: