“El Estado Comunal se asemeja al sistema Libio” a juicio de Adriana Vigilanza

Agrego a continuación un interesante trabajo realizado por el diario El Nacional, el pasado 3 de abril de 2011, donde expongo mi análisis sobre el estado comunal venezolano y su interrelación con el gobierno de Libia.

http://el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/196822/Naci%C3%B3n/El-Estado-comunal-se-asemeja-al-sistema-libio

El Estado comunal se asemeja al sistema libio

Advierten similitudes entre socialismo bolivariano y gadafiano. Ambos modelos proponen el gobierno del pueblo, el parlamento popular, la socialización de la prensa y han intentado expandirse allende sus fronteras

 
 
Chávez y Gadafi en Margarita
Chávez y Gadafi en Margarita | AFP

El modelo de gobierno de Libia se sustenta en la Tercera Teoría Universal desarrollada en la década de los años setenta por Muamar Gadafi y está plasmado en el Libro verde.

La abogada Adriana Vigilanza, dirigente del partido Copei, considera que existen claras similitudes entre el Estado del pueblo contenido en el texto y el sistema político impulsado por Hugo Chávez.

Los congresos populares, la supresión del voto directo, la divinización del líder político y la concepción de la propiedad de los medios de comunicación son, a juicio de Vigilanza, puntos coincidentes en ambas propuestas.

“La Ley Orgánica de las Comunas crea el parlamento comunal, que es un obvio equivalente de los congresos populares libios. Ese parlamento tiene la tarea de dirigir el autogobierno de las comunas para consolidar el Estado comunal como expresión del poder popular.

Sus autoridades son elegidas en elecciones de segundo grado por los consejos comunales. El Libro verde sostiene que los congresos populares son el único medio de la democracia popular y sus miembros son elegidos por los comités populares”.

El profesor universitario Federico Welsh también advirtió analogías, aunque enfatizó que se trata de dos sistemas de gobierno ubicados en dos contextos culturales completamente opuestos: “Visto desde nuestra cultura occidental, el Libro verde está lleno de sandeces, pero visto desde la cultura árabe quizá no. Tenemos raíces históricas, políticas y culturales distintas”.

Welsh explicó que el modelo que el Gobierno venezolano intenta delinear a través del poder popular tiene el objetivo de sustituir progresivamente la separación vertical y horizontal del poder; es decir, “acabar con el principio de la división del poder nacional, estadal, municipal y parroquial, y al mismo tiempo suprimir la existencia del Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano”.

Prensa democrática

El Libro verde indica que los voceros de los congresos populares y de los comités populares se escogen en elecciones de segundo grado. En Venezuela, la reciente reforma de la Ley del Poder Público Municipal y la aprobación de la Ley Orgánica de las Comunas podrían constituir un primer paso en la eliminación del voto directo, universal y secreto, al establecer que el comité ejecutivo del parlamento comunal y los miembros de las nuevas juntas parroquiales comunales son electos por los consejos comunales, advirtió Vigilanza.

Con respecto a la estructura, Welsh explicó que tanto el poder popular venezolano como el congreso popular libio son sistemas piramidales, en cuya cúspide hay una sola persona.

“Los consejos comunales, comunas y colectivos terminan ocupándose de qué hacer con los camellos o cómo reparar la calle frente a la casa, pero el Estado lo dirige una sola persona sin consultar a nadie. En Venezuela tenemos un Parlamento y sin embargo el Presidente tiene en este momento un Poder Legislativo ilimitado. Todo apunta a la pérdida de la autonomía y a que se instituya el control central total. En Libia no hay Parlamento”.

La propiedad de los medios de comunicación también es abordada por el Libro verde: “No es democráticamente admisible que una persona física posea un medio de difusión o de información general. La prensa democrática es aquella que publica un comité popular compuesto por todas las categorías sociales”, dice el texto.

En Venezuela, el Gobierno desarrolla la tesis de la hegemonía comunicacional para poner en manos del Estado la mayor cantidad de medios de largo alcance y la democratización del espacio radioeléctrico, para multiplicar cientos de pequeños medios de poco alcance, económicamente dependientes del poder central.

“En la praxis nadie duda de que los medios privados y públicos tienen sus preferencias políticas; sin embargo, la idea es controlar todo el contenido que reciban las personas a través de los medios”, indicó Welsh.

Vigilanza destacó que en la Ley del Sistema Económico Comunal se habla de la necesidad de desarrollar el modelo productivo socialista que a la larga no admite las empresas privadas. “Si todas las empresas pasan a propiedad social, los medios de comunicación, que viven de la publicidad de otras empresas privadas, se extinguirán”, concluyó.

El coordinador del equipo que redactó las leyes del poder popular, ex diputado del PSUV Ulises Daal, negó que esos instrumentos hayan sido inspirados por el modelo libio.

“Yo leí el Libro verde y le puedo decir que nuestra propuesta se basa en la tradición histórica venezolana. Aunque ellos proponen una pirámide invertida, en la práctica el pueblo delega su poder en una serie de voceros; es la democracia representativa. Nuestra propuesta se apoya en la participación directa y protagónica de la gente que participa en los consejos comunales, e indirecta cuando elige a sus diputados o gobernadores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: