Archivo de la etiqueta: Franklin Brito

“CASO BRITO: ¿GIMNASIA O MAGNESIA?”

http://www.youtube.com/watch?v=Xm5zqY7rp98

Por: Adriana Vigilanza García

 Todo huelguista de hambre se expone a la muerte, pero a diferencia de un suicida, el huelguista de hambre no desea morir, su propósito es otro: llamar la atención sobre un problema para el cual no halló otra solución. Si el huelguista de hambre pierde su vida no es porque ese sea su objetivo, sino como consecuencia de una protesta desatendida. Además, en el caso de la muerte de un huelguista de hambre no hay un sólo culpable.

Aparte del propio huelguista, si se quiere, está también quien no lo escuchó. Y mientras más razón y verdad asista al huelguista, más culpa tiene quien no lo escuchó. Así que por más que se quiera simplificar y banalizar el tema, hacer una huelga de hambre no es sinónimo de suicidarse Eso es una simplificación absurda y, de paso, muy cruel. Denota insensibilidad ante la desesperación ajena. Por algo se habla de un “huelguista de hambre”, como algo diferente al suicida, aunque ambos expongan sus vidas. De hecho, algunos huelguistas de hambre son exitosos (quizás la mayoría) y continúan sus luchas como grandes líderes.

Parece que el Gobierno de Venezuela no se podía permitir este resultado, con Brito. Y de paso, junto con Franklin Brito, se aspira a enterrar el derecho a una forma de protesta pacífica, ampliamente conocida en el mundo y bastante exitosa, tal vez, como es la huelga de hambre. Para muestra, el caso de Fariña, en el “Mar de la Felicidad” (Cuba), donde su huelga (y la de Zapata, otro mártir, quien sí murió, desafortunadamente), logró la liberación de presos políticos. Por supuesto que pretender, a estas alturas del caso Brito (6 años más tarde del inicio de sus huelgas de hambre, ya que fueron varias), que a él lo indujeron a suicidarse, y de paso, su propia esposa e hija, sobre pasa todos los límites de la racionalidad y es pura maldad y cinismo”.

Testimonio de gratitud, admiración y esperanza a Peña Esclusa y a Franklin Brito

Amigos:
Yo he sido muy afortunada pues pude conocer a Alejandro Peña Esclusa y a su esposa Indira en persona, no hace mucho. Doy fe de que él no es un hipócrita sino una bellísima persona. Lo que siente por Venezuela es auténtico.
 
Presencié un momento cuando se le dijo que “Los tiempos de los Mandela y Ghandi han pasado, Alejandro. No regreses a Venezuela”. Pero él tomó su decisión de regresar, pese la advertencia. Para mi eso sólo significa que él cree en lo que hace y dice.
 
Me da mucho orgullo saber que contamos con hombres y mujeres como Alejandro e Indira. Es igual que el caso de Franklin Brito. Han sido almas que han trascendido su propio ser, de esas que uno ve en películas y no cree que existan. Es en verdad indescriptible mi admiración por ambos y por sus mujeres: Indira, un sol de gente!. Elena y Angela, arrechas, no hay duda,  pero con una dignidad a prueba de totalitarismo.
 
Transmito estos mensajes y mi testimonio con el mismo fin que ellos han tendio en sacrificarse: Mostrarnos que hay reservas morales en Vzla y que no serán doblegadas.
Cariños a todos
Adriana Vigilanza

Anexo Carta de Alejandro Peña Esclusa desde la Cárcel

Desde hace dos años, he estado esperando mi encarcelamiento, debido al trabajo tan efectivo que vengo realizando en contra del Señor Chávez y de sus aliados del Foro de Sao Paulo. En los próximos días y semanas, se irá divulgando el alcance de dicho trabajo.

Amigos y conocidos, e incluso mis compañeros de UnoAmerica en todo el continente, me insistieron en que debía salir de Venezuela y trabajar desde afuera. “En el exterior podrás ser más útil a la causa; en la cárcel estarás anulado”, me decían.

Sin embargo, yo les contestaba: “Venezuela necesita líderes dispuestos a sacrificarse por su patria. Hay tanto desencanto, tanto decreimiento, que debemos proporcionarle al país, dirigentes que den testimonio de su amor por Venezuela. Es la única forma de levantar la moral del pueblo”, les dije.

También les he reiterado a mis compañeros, que esta lucha no es sólo política, sino primordialmente espiritual. Un modelo materialista y ateo, no se le vence con recetas políticas, sino con valores y principios trascendentes, encarnados en líderes que, con su ejemplo, infundan optimismo y esperanza.

Fue Juan Pablo II quien derrotó el comunismo en Polonia y no la actuación política, aunque la colaboración de Solidarność fue fundamental. Aquí aprovecho para acotar que Fuerza Solidaria, la organización que presido, está inspirada en aquella misma lucha; de allí su nombre.

Por lo dicho anteriormente, mi encarcelamiento no sólo podría contribuir la liberación de Venezuela, de las garras del Castro-Comunismo; sino que paradójicamente, también me ayuda a liberarme a mi mismo.

Siento que mi vida cobra un significado especial, porque no vivo para mi propio beneficio, sino para una causa que es superior a mí.

Si con la cárcel mis adversarios pensaban mantenerme prisionero, han logrado justamente lo contrario, han liberado sentimientos y emociones indescriptibles, de aquellas que hinchan el corazón de amor por la patria.

A mis queridos compatriotas les reitero:

¡No tengan miedo! ¡Animo, tengan esperanza!

Alejandro Peña Esclusa

Desde La Hermana Cárcel
Caracas, 17 julio 2010

El desafío de Franklin Brito, el ‘Fariñas venezolano’

Anexo a continuación el texto publicado en el diario El Mundo de España en torno al caso de Franklin Brito. También pueden hacer click en el link: http://www.elmundo.es/america/2010/06/12/venezuela/1276310707.html

Un completo trabajo realizado por el corresponsal del diario español en Caracas,  Alejandro Chacón.

 Franklin Brito, el ‘Fariñas venezolano’ 

 Alejandro Chacón | Caracas Actualizado viernes 11/06/2010 23:01 horas 

El caso del venezolano Franklin Brito tiene un precedente en el cubano Guillermo Fariñas, aunque cada vez esté más cerca de tener el final de Orlando Zapata.

Lo que distingue al biólogo y agricultor venezolano de los disidentes cubanos es que la huelga de hambre que mantiene desde hace más de 100 días no deriva de un motivo político, sino de su aspiración a que se haga justicia.

Hace siete años, el Gobierno le confiscó parte de sus tierras por haber tenido desavenencias con las autoridades de uno de los municipios de Bolívar, al sur de Venezuela. Desde entonces comenzó una historia que podría culminar en el Hospital Militar de Caracas, donde se encuentra recluido a la fuerza en estado crítico.

Brito ha mantenido huelgas de hambre de forma ininterrumpida desde 2004, cuando llevó sus protestas a Caracas y llamó la atención de los medios venezolanos.

Actos como coserse la boca o cortarse el dedo meñique de la mano izquierda causaron controversia en la opinión pública del país. El biólogo venezolano trasladó su huelga a la sede de la OEA (Organización de Estados Americanos) en 2009, donde la mantuvo durante 154 días.

El 13 de diciembre, la Guardia Nacional lo sacó violentamente de las instalaciones del organismo y lo trasladó al Hospital Militar, donde se encuentra custodiado permanentemente por tres efectivos militares. La salud de Brito ha empeorado severamente desde que inició una huelga de sed hace 10 días. Sin embargo, se ha negado a recibir el tratamiento de los médicos del Hospital Militar.

La Cruz Roja ofreció asistirlo y hasta la noche del jueves el Gobierno rechazó esta posibilidad de forma rotunda. Brito declaró hace unos días que terminaría su huelga de sed solamente si se aceptaba la asistencia de la organización internacional. El deplorable estado del biólogo, que apenas puede mantenerse consciente, llevó finalmente al Gobierno a ceder a sus exigencias iniciales.

El vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, declaró que autorizaba el tratamiento ofrecido por la Cruz Roja. Los médicos del organismo internacional comenzaron a suministrarle entonces líquidos por vía intravenosa. Brito, que mide un 1,90 y pesa cerca de 43 kilos, tiene una masa corporal de 12.10, cuando debería estar entre 21 y 25. Mientras,

Adriana Vigilanza, su abogada, recordaba que Brito “había sido detenido sin haber cometido ningún delito”, y recalcaba que “la expropiación de las tierras fue ilegal, ya que éste se las compró al Estado venezolano. Ésa es la razón por la que el Gobierno no quiere reivindicar sus tierras y admitir el error que cometió. Brito tiene un título definitivo oneroso de la propiedad”.

Para la abogada, “el caso de Brito es emblemático porque representa la lucha de los venezolanos de bien ante la ruptura del sistema jurídico del país. Él ha sido una víctima de la desviación del poder”.

Vigilanza aseguraba que Brito quiere que se solucione “un problema de hecho a través de un proceso jurídico, con documentos que reconocieran la titularidad de la tierra y la equivocación que cometieron las autoridades, no con las dudosas indemnizaciones que le han ofrecido”.

Sin embargo, las autoridades oficiales, la fiscal general de la República, Luisa Ortega, y Carlos Escarrá, un diputado afecto al Gobierno, han señalado recientemente que el biólogo padece algún tipo de enfermedad mental. Ortega habló de “un trastorno de ideas delirantes”, mientras Escarrá aseguró que el biólogo “tiene una manía suicida” y debe estar “bajo la tutela del Estado”. Para una de las portavoces de Brito, Carmen Bredy, las autoridades tienen al biólogo “recluido a la fuerza”, ya que sólo permiten que su hija y su esposa acudan a visitarlo. “No creo que aguante mucho más”, comenta preocupada por el delicado estado de salud de Brito.

La lección de la Familia Brito

Todos somos Brito. TODOS. Sin distingo de parcialidad política, raza, sexo o religión. Cuando un pueblo ve en su semejante su propia realidad y se hace solidario, ya está todo empezando a cambiar.

 A la familia Brito le tomó  mucho tiempo y un esfuerzo sobre humano lograrlo, pero ya es un hecho. Los medios, la Iglesia, la sociedad civil, los artistas, los estudiantes,  están concientes de que esta no es una lucha individual sino colectiva. Eso es un gran logro. Fuimos bendecidos con esta familia, que nos enseña a no doblegar nuestra dignidad.

 Si personeros del Gobierno quieren seguir enredando este caso, les deseamos buena suerte, porque lo vemos complicado. Mejor sería que revocaran las Cartas Agrarias que perturban la posesión de Brito  y que en el texto de la revocatoria reproduzcan el exhorto que le hizo al Instituto Nacional de Tierras (“INTI”), el Tribunal Supremo de Justicia venezolano:

 “(…)  Se exhorta a las autoridades agrarias competentes, a través del Instituto Nacional de Tierras, a que tomen las medidas necesarias para la definitiva resolución del problema que ha causado al quejoso el otorgamiento de Cartas Agrarias respecto de terrenos colindantes con el suyo, específicamente la pérdida de la vía de acceso al mismo (…)”. Resaltado nuestro. http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/Marzo/386-070307-06-1721.htm. Sentencia del 01-03-2007.

En lugar de eso, la revocatoria de las Cartas Agrarias que se le “notificó” (nunca se le mostró el texto) a Brito, el 4-12-2009, mediante la cual se logró que Brito levantara su penúltima huelga de hambre, dice:

“(…) una vez verificada (sic) que no existe solapamiento alguno que afecte el lote de terreno del ciudadano Franklin Brito, anteriormente identificado (…)”  (Ver página de la revpctaria del INTI, del 0-12-2009, anexo)

Brito no acepta esa falacia. Sí hubo solapamiento. El TSJ lo corroboró. Brito quiere que le den justicia y se lo merece. Su mensaje a nosotros es:

 “Los seres humanos nacen libres e iguales. La esclavitud y la desigualdad, en todo el mundo, no se deben, jamás, a que los gobernantes sean demasiado poderosos o imponentes, sino a que los gobernados se rinden”. Liu Xiaobo.

SOBRE LA ASISTENCIA DE LA CRUZ ROJA.  La OEA ya había ordenado al Estado venezolano autorizar entrada de Cruz Roja a dar asistencia a Brito, por medida cautelar anexa, del 11-01-2010.
 
Por eso,  no se entiende que Dr. Siso haya dicho ayer, según me comentaron, que a él nadie le había pedido darle aceso a Cruz Roja. Aparte, la hija y la esposa de Franklin Brito tenían 10 días en todos los medios de comuunicación venezolanos pidiendo ese acceso.
 
El Dr. Siso dirige un Hospital que está adscrito al Ministerio de la Defensa. Eso es “Gobierno”. Y estaba sujeto a cumplir medida cautelar de OEA. Ignoro si es excusa que el Juez Penal no se lo permitiera. 
 
Creo que el Dr. Siso hizo mal en no aclarar ayer, en rueda de prensa,  que siempre le ha dicho a la familia Brito (y a mí, personalmente), que  el no podía dejar entrar a Cruz Roja porque el Juez 23, quien  también hizo caso omiso de esa medida cautelar, no se lo permitía.
 
Adriana Vigilanza